Siete razones para estudiar inglés a temprana edad

Publicado por Equipo de British Council on 10/06/2019 08:00:00 PM

Una de las metas de todo padre es abrirles las puertas de un futuro exitoso a sus hijos. La preparación de nuestros hijos es una de las principales preocupaciones que se tiene como mamá o papá, y para garantizar una educación completa y de calidad, el aprendizaje de un segundo idioma es fundamental.

No es un secreto: una segunda lengua brinda una ventaja competitiva a nuestros hijos para su desempeño escolar y, en un futuro, laboral. Sin embargo, una de las principales dudas es ¿cuándo debe un niño comenzar a estudiar inglés? La respuesta es simple: la edad temprana es el mejor momento para el aprendizaje de este idioma. 

Aunque los niños no son un papel en blanco que un adulto rellena con información, es cierto que en los primeros años es más sencillo adquirir habilidades y destrezas entre las que destacan el estudio de alguna disciplina o el aprendizaje de una nueva lengua

Un  estudio realizado en el Institute of Learning & Brain Sciences, de la Universidad de Washington determinó que los bebés de 7 a 33 meses tienen la capacidad de aprender un segundo idioma con una sesión diaria de una hora por 18 semanas.

La clave es generar espacios bilingües en la casa y en la escuela

En el estudio mencionado, la metodología utilizada estaba dirigida a los niños de hasta 3 años. El modelo fue diseñado a través de estrategias que promovieron la interacción social, el juego, los estilos de habla similares al de los padres, con gramática simple y haciendo una revisión exhaustiva de la calidad del lenguaje utilizado por los profesores. 

El resultado arrojó que, una vez culminadas las 18 semanas, los niños producían alrededor de 74 palabras o frases por hora. En este sentido, cuando se propicia el aprendizaje de un nuevo idioma como el inglés, se desarrollan habilidades bilingües en menor tiempo que un adulto. 

Entre los 0 y 4 años se generan muchas conexiones neuronales

El cerebro del niño está en la mejor etapa para absorber todo el conocimiento que se le ofrezca, asimilando la información de manera más sencilla. Aunque la corta edad genera temor en muchos padres, es precisamente cuando los niños tienen tres años que pueden asociar mejor los elementos con los vocablos.

A pesar de que nunca es tarde para aprender una segunda lengua, a partir de los 8 años los pequeños van perdiendo la capacidad de reproducir nuevos sonidos, por lo que le resulta más complicada la adquisición de la segunda lengua. Cuando los niños aprenden de manera temprana un segundo idioma, lo hará sin la angustia, el estrés y la premura que tendría un adulto.

¿Por qué se hace más fácil aprender inglés desde temprana edad?

Como ya se ha dicho, los niños de 0 a 4 años que absorben cualquier información a los que los expongamos. Razón por la que hay que aprovechar el momento para que aprendan un segundo idioma que les resultará mucho más fácil en comparación a un adulto. El cerebro del niño se asemeja a una esponja y aprenderá sin mayor dificultad los vocablos, así como su correcto uso y verbalización. No obstante, existen otras 7 razones para que los niños tomen clases de inglés desde pequeños y que te diremos a continuación.

1. No hay prejuicios

Al entrar en contacto con personas que manejan otro idioma, el niño a diferencia del adulto, está libre de prejuicios, por lo que su aprendizaje es significativo y aumentan, a su vez, la capacidad de empatía y respeto hacia los otros.

¿Cómo se explica lo mencionado con anterioridad? Sencillo. Aprender inglés no se trata solo de conocer el vocabulario o tener la capacidad de responder de forma asertiva a preguntas o mantener una conversación fluida. Implica también la capacidad de conocer otras culturas, otras formas de ver el mundo. Al adquirir un segundo idioma, se adquiere, el conocimiento sobre la idiosincrasia de cada país, sus tradiciones, costumbres y formas de pensar. Por esta razón, cuando el niño aprende inglés, sin saber, está reforzando valores tan importantes como lo son la tolerancia, el respeto y la empatía.

2. Lo disfrutan

Los niños aprenden en forma más eficiente un segundo idioma con métodos creativos y didácticos en lugar de las clases tradicionales. Al divertirse mediante juegos, canciones y retos, el niño se siente motivado y lleno de curiosidad para seguir aprendiendo. 

Los padres y maestros deben aprovechar estos momentos para que los niños puedan seguir su proceso de aprendizaje sin que esto parezca una labor tediosa o aburrida.

3. No existen barreras adultas o juveniles como la vergüenza

El temor al bochorno es una de las limitaciones que más afecta a los adultos y adolescentes. Los niños que aprenden otro idioma y lo practican, no sienten tales cosas como miedo o la vergüenza; por el contrario, cada práctica es una oportunidad para divertirse, equivocarse y volverlo a intentar.

4. Los que aprenden un segundo idioma tienen un mejor desarrollo cognitivo

Al estudiar y aprender otro idioma, las habilidades cognitivas se potencian. Debido a la plasticidad de los niños, competencias como la memoria a corto y largo plazo, el pensamiento crítico-reflexivo y la capacidad de concentración, se ven beneficiadas. 

En la escuela todas estas habilidades se manifiestan cuando son capaces de resolver un ejercicio matemático o cuando, en una clase de historia, se concentran al escuchar alguna narración interesante, pero nada supera la experiencia de aprender inglés como un segundo idioma.

5. Los niños son mucho más creativos y audaces

Ya sea para manejarse en los negocios, el arte o las ciencias, la creatividad es fundamental para el desarrollo exitoso de cualquier proyecto. Al estudiar inglés, el niño se ve en la obligación de resolver problemas claves, como hallar la forma correcta de expresarse al desconocer una palabra específica. No solo resultará divertido hacerlo, sino que además potenciará sus capacidades creativas.

6. Crear conciencia de una cultura global

Al aprender inglés desde edad temprana, el niño se convertirá en un adulto capaz de comprender mejor el mundo que le rodea. La comunicación es el pegamento fundamental de toda sociedad y el inglés es el idioma predilecto. Si el niño aprende las formas de comunicación de la lengua inglesa, mejorará la capacidad para conocer las realidades de los países anglosajones y podrá comprender mejor los factores sociales y económicos que mueven al mundo contemporáneo.

7. Aprender un segundo idioma facilitará adquirir un tercero

Una vez que el niño maneja el inglés, sus capacidades para aprender una tercera lengua son mayores. Las conexiones de la corteza cerebral permiten que el aprendizaje de más de una lengua sea no solo efectivo, sino que le permite "pensar en cada lengua". A diferencia de los que se cree, cuando el niño aprende inglés, no tiene problemas con su lengua materna, ya que logra diferenciar los vocablos y la estructura gramatical de cada idioma. Si aprende más de uno, será mucho mejor.

Estudiar inglés abre la puerta a las oportunidades, pero ¡todo con calma!

Sin duda alguna, estudiar inglés es una verdadera oportunidad. El manejo y conocimiento del inglés como segunda lengua potencia múltiples capacidades cognitivas y lingüísticas, además de adelantarse a los requisitos laborales y académicos que tendrá en un futuro la niña o el niño. Son centenares las universidades, empresas, compañías y organizaciones que exigen el manejo del inglés como requisito indispensable. Si el niño empieza su aprendizaje del idioma desde temprana edad, ¡ya habrá dado un paso gigante!

Es importante que, para reforzar el aprendizaje, se motive al niño a continuar practicando en casa. Ni importa si tu conocimiento del inglés es limitado. Existen muchas alternativas que puedes usar y que han probado su eficacia como buscar las letras de tus canciones favoritas en inglés y cantarla con tus hijos, mirar sus series y películas favoritas con subtítulos en inglés. Esto no solo le servirá de repaso a tus hijos, sino que te servirá en caso de que tengas un conocimiento básico del inglés, al tiempo que pasas tiempo de calidad con tus hijos. 

Recuerda que cada niño tiene un proceso de aprendizaje diferente. No lo compares con otros niños, ni lo fuerces a realizar actividades cuando da señales de agotamiento. Todo a su ritmo y su tiempo. La obligatoriedad y la responsabilidad son valores que se deben fomentar desde casa, sin embargo, una experiencia negativa durante el aprendizaje del inglés puede provocar una desestimación al idioma. Con una adecuada estimulación y bajo parámetros de respeto, amor y entusiasmo, el niño será capaz de manejar el inglés sin que esto sea una carga pesada. 

¿Dónde buscar la ayuda? 

En la actualidad existen varios centros especializados en la enseñanza del inglés, así como opciones complementarias online para las niñas y niños. La primera tarea es conocer las ofertas y después decidir cuál de las opciones es la más adecuada para nuestros hijos. Todo centro educativo para la enseñanza del idioma debe contar con una metodología probada y estrategias adecuadas para cada etapa en la que se encuentran los estudiantes, así como un personal capacitado para atender todas las inquietudes de la familia.

Etiquetas: Papás, Estudiantes, Niños, Clases de inglés, Examen de inglés, Consejos para papás

Reserva una asesoría
Reserva una asesoría para conocer tu nivel (+18)
Curso de inglés ideal
Cómo elegir el curso de inglés ideal para ti
Nueva llamada a la acción
Reserva una asesoría, clase muestra o sesión en After School Club para niños.
Nueva llamada a la acción
Descarga este Ebook con tips para aprender otro idioma